Editorial

TIEMPOS TRAEN TIEMPOS. -Tremendo el conflicto que surge entre el alcalde panista de Camargo Arturo Zubia y el ícono priista Gustavo Deandar García. La negociación de un terreno utilizado para dar acceso a un complejo deportivo que se quedaba aislado, la causa de un desencuentro del que emergen viejos rencores, muy camarguenses por cierto. En una esquina, el político más exitoso de las últimas décadas. En la otra, uno de los dueños del revolucionario institucional, quizá el más importante de un exclusivo club que no llega a cinco miembros. En el fondo, mil 300 metros lineales de terreno “donado”, un cerco y algunos otros acuerdos y desacuerdos tras bambalinas. En realidad, la pugna eterna por el poder. La inherente pasión de dos protagonistas que han vivido durante toda su vida alrededor de la política. En el buen sentido del término, dos auténticos animales políticos.

 

¿QUÉ PASARÁ?. -Con el terreno convertido en camino pavimentado a los campos de béisbol de la tradicional y antigua liga de béisbol “Julio Zamarripa”, absolutamente nada. El predio dejó de ser propiedad de la familia Deandar para convertirse en un activo de la ciudad. Obstinarse en continuar bloqueando, estilo muy propio de algunos de los grandes dueños de terrenos en Camargo, los colocaría a puertas de la cárcel. La realidad es que todo lo que abiertamente se plantea es “poca cosa” para una familia que ostenta un poder económico del tamaño de los Deandar. El encontronazo del pasado martes servirá únicamente para atizar una llama que se extingue. Para Don Gustavo termina una era en la que todos los gobernadores, desde Fernando Baeza Meléndez hasta Cesar Horacio Duarte Jáquez, le pagaban derecho de piso. En todos los actos el ex alcalde y ex diputado era acariciado con las palabras mágicas: “saludo a mi amigo Gustavo Deandar García”. El tablero del poder en México cambió. El veterano líder pinta raya dejando algo de material para que las nuevas generaciones decidan si continúan o no con el viejo y redituable negocio de mantener a la población dividida. Por lo pronto el alcalde Zubia ya hizo también su aportación.

 

¿IDEALISTA O CHIVO EN CRISTALERIA?. -El dirigente municipal de MORENA en Camargo Miguel Ángel Niño sigue dando nota. Primero, siguió y promocionó a AMLO por años. En cuanto gana la elección y aún sin tomar posesión, se declara anti AMLO. En el trayecto critica todo a todos, lo mismo locales, que estatales y nacionales. Lo suyo es pedir renuncias. Alcaldes del PRI y del PAN, actualmente el líder estatal de MORENA Martín Chaparro, todos han sido incluidos en la lista de los que deben renunciar a sus cargos por no estar a la altura de los ideales del controversial dirigente. Este miércoles, el turno le llegó a la primera regidora de MORENA en Camargo Karina Camacho. Niño Carrillo acudió a la oficina de regidores a entregar la solicitud de renuncia al cargo (por cierto constitucionalmente irrenunciable), argumentando que en la primera reunión de cabildo la joven abogada debió plantear reducción de salarios de los funcionarios públicos, entre otras principios, según afirma, básicos del movimiento de regeneración. Dice además que la munícipe cambió su residencia a la ciudad de Chihuahua. Lamentablemente solo la voz del dirigente se escucha en esta región. Pareciera que nadie más opina por MORENA.

 

SACAN LA VERDURA Y LOS LAVADEROS DEL CABILDO.-Trascendió por fin la primera reunión del cabildo camarguense 2018-21. A diferencia del anterior, que pasa a la historia por su estridencia, intransigencia y escasos resultados, el actual inicia con una endeble intención de mejorar las cosas. Por lo pronto, los acuerdos surgieron en cuanto a la asignación de comisiones, selección del nuevo director de seguridad pública y la solicitud de licencia por parte de una regidora que se va a una dirección. Por primera vez en los dos últimos años el recinto dejó de ser una verdulería, con todo respeto para los negocios del giro. Regresaron, por lo menos momentáneamente, la honorable mesa de Gobierno y sacaron los lavaderos. Cuánto durará el ambiente republicano del que habló el alcalde con respecto al primer encuentro con los 16 regidores. Difícil de pronosticar. Se sabe que, para algunos, principalmente para los que entienden la política como “tirar chingazos” siempre, el momento no fue cómodo. Alienta ver los primeros eventos públicos con regidores de la mayoría de los partidos haciendo presencia. Decir que esta será la tendencia es complicado. Se me hace muy ojona pa paloma.