Editorial

 

EXTORSIÓN TELEFÓNICA.-Esta semana un mega ataque cibernético prendió las luces de alarma en el mundo. El ataque de los hackers amenazó los sistemas gubernamentales y financieros. La reacción fue inmediata y los esfuerzos por contenerlo fueron totales. A la par, las llamadas de extorsión telefónica y por redes al ciudadano común no solo se mantuvieron, sino que arreciaron. La diferencia aquí es que nadie hace nada por avanzar en la localización y castigo a los delincuentes. Las víctimas registradas se cuentan por miles todos los días.

NADIE HA SIDO DETENIDO.- Desde que inició este flagelo delictivo jamás ha sido detenido nadie ni las personas han recuperado el monto de las extorsiones depositadas. La población solo tenemos como respuesta que se trata de delincuentes internados en penales del país. Jamás rastreo, nunca investigaciones a fondo, ausencia total de interés por controlar lo que ya se convirtió en lo que pareciera una empresa más de la corrupción.

LGBTFOBIA.-La comunidad homosexual de Camargo realizó durante la semana el segundo evento público en su historia. En la plaza principal, tal y como fue la primera marcha del orgullo a finales del año pasado, la tímida e incipiente organización planteó la necesidad de continuar generando información. La joven psicóloga Alondra de la Torre, pionera en matrimonios entre personas del mismo sexo, junto con el también camarguense Alejandro Ortega, siguen siendo la valiente imagen de la comunidad LGBT de la tradicional sociedad Camarguense. La comunidad habló de la LGBTFOBIA y la necesidad de involucrarnos más con información que ayude a trascender a un sector de la comunidad que requiere expresarse libremente.

EL TEMA SIGUE SIENDO TABÚ.-En pleno siglo XXI; ubicados en el bum de la información, el tema de la homosexualidad sigue siendo tabú. La comunidad gay espera que como ocurrió con las personas con capacidades diferentes, brutalmente segregadas hasta hace muy poco tiempo, la diversidad sexual camine por el sendero de la comprensión, la inteligencia y el amor. Es tiempo de tomar conciencia que la ola de suicidios, el creciente bullyng en las escuelas y grupos, la depresión y sus efectos en el deterioro de la salud mental de la gente, tiene en la HOMOFOBIA un factor digno de ser tomado en cuenta. Hace más de 30 años la organización mundial de la salud sacó de su lista de padecimientos mentales a la homosexualidad. El gran problema es que la HOMOFOBIA sigue protagonizando esa lista.