Éste es el origen de apellidos terminados en “ez”. Ahora ser Rodríguez o Sánchez tiene mucho sentido

Por Diego Cid

3 octubre, 2017

¡Con razón es tan difícil localizar a nuestros antepasados!

Para todos es bastante común que hayamos tenido compañeros de clase con algún apellido terminado en -ez. Sí, los González, Fernández, Sánchez y muchos más en una larga lista que termina de la misma forma. Pero claro, como todo en la vida y la historia, tiene una razón de ser y la verdad es que tiene mucho, mucho sentido.

Similar a los apellidos en inglés terminados en -son (hijo), como Jackson (hijo de Jack), Carlson (hijo de Carl) o Johnson (hijo de John), pertenecen a lo que conocemos como nombres patronímicos, en que la descendencia lleva como apellido el nombre del padre más un sufijo.

Apellidos que más adelante, en vez de cambiar con el nombre del padre, pasaron a heredarse de generación en generación.

Wikimedia

Esto a diferencia de los apellidos que se obtenían de un oficio o lugar, como Herrera, Villa o Navarro. De todas formas, según detalló el genealogista Antonio Alfaro de Prado a BBC Mundo, el origen del sufijo -ez “es un poco un misterio”.

El mismo medio destaca cómo algunos investigadores creen que se deriva del genitivo latino is, que indica pertenencia, así como es probable que tenga un origen en el vascuence de Navarra, España, donde ya se utilizaba -ez.

“Sabemos que el uso patronímico ‘ez’ ya estaba extendido en Navarra en los siglos VIII y IX, De hecho, García Íñiguez era el nombre del rey de Navarra que, en el año 851 u 852 sucedió a su padre, llamado Íñigo”.

Antonio Alfaro de Prado en entrevista para BBC Mundo.

Wikimedia

Todo este embrollo habría acabado entre el siglo XIV y XV, cuando se habría comenzado a regular el uso de los apellidos de parte del Estado y menos mal, porque con la cantidad de personas que somos hoy, francamente no sería muy fácil.

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *