LA MAYORÍA DE LAS PERSONAS GASTAN MAS TIEMPO Y ENERGÍAS EN HABLAR DE LOS PROBLEMAS QUE EN AFRONTARLOS: ENTERPRISE (RAÚL GUTIÉRREZ)

“La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos.”
HENRY FORD

Quien desea algo, lo espera. Quien espera algo, lo recibe. Cuando te centras en lo que no quieres lo atraes aún más. Así que céntrate en la solución, que es justo lo que quieres atraer.

En la vida, nos enfrentamos a muchos tipos de problemas algunos muy graves algunos no tanto. Si tenemos un problema importante y nos preocupamos por él constantemente, esto nos afectará a todas las demás áreas de nuestra vida, por lo que el problema se convierte más y más grande.

La respuesta es que muchas veces ese problema nos está impidiendo que nos centremos en la solución. Ese problema y todas las preocupaciones que conlleva están añadiendo basura a nuestra mente.

” Si te encuentras en un agujero no sigas cavando”.
Will Rogers.

Basura mental es todo aquel pensamiento que te distraiga de lo que realmente importa, es decir, de la solución. De nada sirve centrarnos obsesivamente en un problema y peor aún en la persona que lo ocasionó

Generalmente, cualquier problema viene con su solución, si no, no es un problema. Por lo que es mucho más efectivo trabajar con la solución. ¿Cómo? Tomando responsabilidad por esta situación, que muchas veces hemos creado conscientemente o no, y saliendo del rol de perfección.

Para salir de este rol tenemos que luchar contra el miedo y el qué dirán, el miedo, que es una emoción que nos mantiene en la inmovilidad, dejándote sin ambición ni creatividad.

Y el ¿qué dirán? Que es una interrogante que parte del miedo a quedar mal con los demás por pensar que las personas harán un juicio que eres incompetente. En las empresas se pierde más tiempo en buscar el culpable, en “echarle la pelotita” a otra persona, y peor si eres un líder inseguro, o miembro de equipo inseguro, siempre estarás buscando una excusa y un culpable.

Debes de entender que todos nos equivocamos y que trabajas con confianza en la solución de cada problema de tu vida obtendrás entonces el resultado que deseas, resolviendo el problema. Debemos tener cuidado porque el miedo también se esconde detrás de la pereza, la queja compulsiva, las excusas y la enfermedad.

En realidad, no existen los problemas sino soluciones que no hemos encontrado.

Sé creativo y por último te recuerdo aquel proverbio chino que se le atribuye a Buda:

“Si tu problema tiene solución ¿de qué te preocupas? Y si no lo tiene, también ¿de qué te preocupas?”