PRESENCIA DE POLICÍA Y MAQUINARIA DE JMAS HACEN REFLEXIONAR A DEUDORES EN EL PORVENIR

CAMARGO.-Luego de la ácida polémica que se suscitó durante la mayor parte de la semana en rancho “El Porvenir” donde las 90 familias que lo habitan se confrontaron por la decisión del comité rural de suspender el servicio a toda la comunidad durante 20 días debido la indolencia de la mayoría para pagar la cuota por el servicio, personal y maquinaria de la JMAS de Camargo y agentes de la DSPM se apersonaron hoy a temprana hora con la indicación de comenzar cortes.

                     La bancada de regidores del PRI mismos que se encargaron de develar el grave problema y confrontación ciudadana en el Porvenir, estuvieron durante el proceso a la expectativa, tomando nota y a disposición de la comunidad. 

                     Tras agotar todas las opciones, las 55 familias morosas comenzaron desde el jueves por la noche, a generar convenios y abonar a los integrantes del comité hidráulico encabezado por el tesorero Leandro Hernández. Para media mañana de ayer, con las máquinas perforando y el personal en proceso de corte, así como los agentes de la DSPM a la expectativa de guardar el orden, las 11 familias que faltaban por signar acuerdos lo hicieron por lo que únicamente se concretó una suspensión en una finca donde sus moradores no se encontraban.

                    El tesorero del comité rural del agua Leandro Hernández dijo que con los abonos generados y el aporte de 10 mil pesos del alcalde Arturo Zubia, así como el compromiso adquirido por todos mediante los convenios firmados, el conflicto terminaba en la comunidad. Puntualizó que una vez todo en orden él entregaría el cargo, por cierto, honorario, y convocaría a elecciones.

                    El regidor Rafael Rodríguez Silva compartió que la misión del grupo edilicio del PRI concluía con los acuerdos tomados entre los propios ciudadanos y la gestoría realizada ante el alcalde Zubia esperando que la controversia no se vuelva a repetir ni en el Provenir ni en ninguna comunidad rural con el mismo sistema de suministro de agua potable.