SER BUENO NO ES SINÓNIMO DE TONTO, SER BUENO ES UNA VIRTUD QUE MUCHOS TONTOS NO ENTIENDEN (ENTERPRISE)

Ser bueno no es sinónimo de tonto, ser bueno es una virtud que mucho tontos no entienden…

“La bondad es una expresión de fortaleza y no de debilidad, pues requiere de mucho coraje responder al odio con amor y al miedo con esperanza”

La bondad es una de las cualidades humanas que mejor reflejan la esencia humana, pues la persona bondadosa es buena, benigna y benévola, y a veces se la relaciona con la amabilidad. Tiene inclinación por hacer el bien a los demás, y lo hace con afecto, comprensión y respeto.

La bondad se expresa en acciones pequeñas y grandes: desde ayudar a alguien con una dirección hasta salvar a una persona de ahogarse. Consiste en ser amistoso, generoso y considerado. Según otros expertos es una mezcla de otras cualidades como la calidez, la confianza, la paciencia, la gratitud y la lealtad.

En los equipos de trabajo las personas bondadosas suelen ser altamente productivas ya que procuran en todo momento ser de apoyo para los demás. Sin embargo, esta virtud suele ser mal interpretada por muchos como un signo de debilidad en el carácter, que es menester apuntar que la persona bondadosa debe también desarrollar esa capacidad de asertividad para poder decir en determinadas ocasiones “NO” ya que por lo regular será víctima de aquellos trabajadores menos productivos que intentarán pasar responsabilidades a las personas que suelen ser buenas.

Ser bueno o bondadoso es un reflejo de la educación de las personas ya que al enseñar esas cualidades “extrae” lo mejor de sí, y recordemos que la raíz de la palabra Educación viene de Ex ducere que significa “Sacar o extraer” qué es lo que saca?…Lo mejor de cada uno, los valores y las virtudes de cada uno.

Se sabe que la bondad, más que una virtud para ganarse el cielo, resulta clave para vivir bien en la Tierra pues no solo mejora el estado del corazón, sino que estimula positivamente la actividad cerebral. Así lo revela un estudio liderado por el psicólogo Martin Seligman.

El escritor Aldous Huxley, también pionero en el estudio de técnicas para desarrollar el potencial humano, dijo alguna vez al final de su vida que cuando la gente le preguntaba por la clave de una buena vida contestaba “ser más amable y bondadoso”. La misma filosofía tiene el dalái lama, cuyo lema es “mi religión es bondad”

“La mejor vida no es la más larga, sino la más rica en buenas acciones”.
Marie Curie.

También te puede gustar